Produce mucha pereza comenzar septiembre: colegio, rutinas, el otoño …. Es una fecha que se utiliza mucho para comenzar búsqueda de un nuevo reto PROFESIONAL. Existe lo que se llama el Síndrome de Septiembre, que es algo así como el peso de la esperanza, es decir, asumir el tránsito de los días y de los tiempos. En su lado positivo es estar abiertos a lo que queda por venir y saber afrontarlo con los recursos fortalecidos en las vacaciones estivales. ¿Seguro?

En el 2004, Dan Buettner (TED Talk de Dan Buettner.) se asoció con el National Geographic para tratar de profundizar su conocimiento sobre longevidad. Ambos lograron identificar los 5 lugares repartidos en distintos continentes que parecían tener la receta de cómo vivir más y en forma, para poder disfrutar de esa longevidad.

Esas zonas se las conocen como los «Blue Zones» o Zonas Azules:

  • Barbagia en Cerdeña, Italia
  • Ikaria, en Grecia
  • Nicoya, en Costa Rica
  • Loma Linda, en California, EE.UU – muy curioso que se trate de una comunidad religiosa (Seventh Day Adventists) que vive 10 años más que los demás americanos.
  • Okinawa, en Japón – lugar con la mayor proporción de centenarios

Y encontraron que esas zonas compartían 9 características comunes:

Se mueven en forma natural: No están obsesionados con los gimnasios, etc. sin embargo viven en un entorno que les obliga hacer tareas rutinarias por ejemplo: Jardinería sin herramientas modernas, limpian, lavan, suben cerros para llegar a sus casas, se mueven en bicicleta, caminan,..

Propósito de vida: todos tienen un «plan de vida», una razón por la cual se levantan todos los días. (IKIGAI)

Mecanismos para aliviar el estrés. Aunque sufren estrés como el resto de personas, la diferencia en ellos estriba en que ellos tienen mecanismos para aliviarlo.

Regla del 80% “Hara hachi bu” – un mantra que la gente de Okinawa se dice antes de las comidas para acordarse de dejar de comer cuando sus estómagos estén un 80% llenos.

Dieta principalmente vegetariana SOLO comen carne/pescado unas 4/5 veces al MES, y en porciones muy pequeñas.

Vino: Excepto los adventistas, todos toman vino en forma moderada (1 o 2 copas al día) pero sobre todo De forma “Social” y en torno a una comida.

Fe o creencias: aquí no importa mucho que religión o creencias, pero sí importa que haya. Es decir, es importante la espiritualidad en todos les une tener creencias y fe.

Familia y seres queridos primero: Se preocupan mucho de sus padres, abuelos, se comprometen con su pareja e invierten mucho tiempo y amor con sus hijos.

Tribu Correcta: Todos se apoyan en el círculo social que han creado. Se sostienen por los brazos de toda la comunidad junt@s. Un círculo social que les permitia desarrollar hábitos saludables.

Esto junto con el libro “IKIGAI “(los secretos de Japón para una vida larga y feliz) escrito por dos españoles Hector García & Frances Miralles en el que se explica que el IKIGAI es una palabra japonesa que no tiene una traducción exacta. Viene a ser como el sentido de la vida o aquello que te hace levantarte con ilusión cada día. La palabra se compone uniendo iki, que significa «vida» o «estar vivo», y gai, que significa «lo que vale la pena y tiene valor». Traducido literalmente sería, pues, «aquello por lo que merece la pena vivir».

Según los japoneses, todos albergamos un ikigai, o incluso varios, en nuestro interior, aunque aún no lo sepamos. El ikigai está escondido en nuestro interior y requiere una exploración paciente para llegar a lo más profundo de nuestro ser y encontrarlo.

Dos datos importantes: Okinawa es la isla con mayor índice de centenarios del mundo, hay más personas mayores de 100 años por 100.000 habitantes que en cualquier otra región del planeta y otro más curioso, es que en Japón NO existe una palabra concreta para “jubilarse” De hecho, un gran número de japoneses nunca se «retiran», siguen trabajando en lo que les gusta, siempre y cuando su salud se lo permita. Por eso también se traduce IKIGAI en la “Felicidad de estar siempre ocupado”.

Es decir, el IKIGAI es el “arte de envejecer siempre joven”. Consideran importante no sólo el entrenamiento físico sino el mental, sin este último se producen la pérdida de neuronas y conexiones neuronales, es decir, que se recomienda la práctica de la conciencia plena (mindfulness). Habría que añadir que también el estrés en pequeñas dosis es positivo. Además, hay dos actitudes vitales comunes y determinantes: el POSITIVISMO y una EXPRESIVIDAD EMOCIONAL elevada.

¿Y cómo lo conseguimos?, pues tristemente no hay una receta común para encontrar esa felicidad, sin embargo, para vivir el propio IKIGAI habrá que entrar en ese estado de fluir, FLOW, para a través de él tener una experiencia especial. ¿Y cómo llegamos a ese FLOW? Según el investigador Owen Schaffer se deben dar estas condiciones:

  1. Saber que hacer
  2. Saber cómo hacerlo
  3. Saber cómo de bien lo estamos haciendo
  4. Saber adónde ir
  5. Tener desafíos ambiciosos
  6. Utilizar nuestros mejores recursos personales
  7. Estar libres de distracciones

Ya en el plano profesional, habría que plantearse ¿Me gusta lo hago? ¿Soy feliz en el trabajo? ¿Puedo hacer algo para cambiarlo? Si aún no tengo trabajo, ¿En qué me gustaría trabajar?

Existe un poema de Mitsuo Aida (calígrafo y escritor de HAIKUS más importante del siglo XX): que dice así “La FELICIDAD siempre la decide tu corazón”. NUESTRO CONSEJO: ¿Quieres ser feliz en el trabajo? Encuentra tu IKIGAI.